25.11.11

Día Internacional de No Más Violencia Contra las Mujeres


Honramos a las mujeres cuando honramos la equidad y su derecho a ser felices. Lo demás es pura hipocresía, un intento de entretener nuestros espíritus para que abandonemos el camino que desde hace siglos están caminando las mujeres que nos precedieron. Porque lo cierto es que a pesar de las guerras- cuerpo a cuerpo, políticas, religiosas y familiares- siempre alguna mujer ha dicho: “Soy invencible porque soy un eslabón que une el pasado de otras mujeres con el futuro de las que no han llegado”. Y así, amparada en esa certeza, resiste, sobrevive y camina.

Hoy les comparto un cuento que escribí hace tiempo y que acabo de releer… mirándolo desde mi realidad del día de hoy, sé que ya no significa lo mismo para mí y sé- también- que significará miles de cosas distintas para otras mujeres… Se los regalo como reflexión del día y como cierre de la jornada de este año.

Mira el cielo

-Mira el cielo, mira el cielo, mira el cielo- y señalaba sonriente.

-Mira el cielo- y me miraba con el pelo alborotado por el viento que arrastraba sus propias voces y ecos.

Un paso aquí, otro allí, en la infinita cúpula de esta colina que es a la vez la cobija del mundo subterráneo de las mágicas criaturas que nos acompañan en los espacios adivinados con los ojos entrecerrados por el sueño o la ensoñación…

-Choca los talones. ¡Cree en lo que te digo! Mira el cielo, mira el cielo- dejó de sonreír y me miró seria para ver si le obedecía. Las nubes se goteaban entre los rayos de sol y las hojas levantadas por el viento…

Choqué los talones aún sin creer. Su pequeña mano tomó la mía y comenzó a bailar…

-Mira el cielo. Mira el cielo Mamá.

Se alejaba el cielo, se alejaban las nubes y la cúpula infinita se abrió. Dos niñas en un mundo subterráneo y a la vez etéreo, infinito.

-Mamá, mira el cielo, alcánzalo…- y nos paseábamos en puntas balanceando los brazos entre las raíces húmedas de los árboles que abrazaban ese cielo que ella me pedía que mirara y que ahora se veía a través de un manto translúcido de tierra tibia, seres adormilados en sus huecos cuidadosamente excavados para contenerlos y un laberinto de raíces que atravesábamos como si fueran de agua.

Éramos sirenas en medio de una montaña y un cielo lejano en el que el azul profundo de la noche comenzaba a pintar un fondo en el cual las nubes se escurrían para dejar asomar estrellas.

Un cometa lejano susurraba su estela de luces.

La tierra se iluminaba desde su centro y la luz nos bañaba los pies en olas suaves que nos coloreaban las caras. Alegre, y con el pelo todavía alborotado, ella tenía su mirada clara mientras su pequeña nariz respingona se arrugaba en una sonrisa divertida. Yo, niña con ella, pugnando por ver más allá de las ilusiones y todavía preguntándome hasta dónde llegar.

-Mira el cielo, mira el cielo- y sus manitas me tocaron la cara para hacerme levantar la mirada.

-Mira el cielo.

Puntas y balanceo, puntas y balanceo, las manos ávidas de tocar las paredes de musgo y helechos fluorescentes, los pequeños jazmines de neblina, las furtivas mujercitas brillantes, pequeñas y cobrizas que se asomaban desde las hendiduras de las rocas.

-¿A dónde me llevas?- escuché mi propia voz preguntar.

- Mira el cielo, mira el cielo Mamá. Sigue caminando.

El cielo que corría asustado entre los árboles. Aún podía reconocerlos. El ausubo, el capá, el mangó, todos en sucesión rápida desde la ligereza de mis propios pasos, seguros por veredas subterráneas…

Miré el piso-presa de súbito miedo- el piso, que se movía tan vivo como el cielo y los árboles. Mis pasos lucían lentos pero el piso duplicaba mi velocidad. La tierra era un manto transparente en el suelo y al mirarla, podía adivinar las vetas de energía y de metales que corrían como ríos y se entrecruzaban con grandes rocas oscuras que por ratos parecían moverse.

-Mira el cielo- me recordó, esta vez, seria y apretándome la mano.

-Vamos hacia allá, pero primero debemos llegar al centro.

-¿Qué centro mi niña? El centro de la Tierra es de fuego- protesté. Nuevamente sonrió.

– ¿En qué crees mamita?

- Creo en ti mi vida- y mi mano pequeña se paseó por su cabeza mientras el suelo transparente nos abrazó cual un mar tibio y profundo. Sentí una caída lenta y densa que me hizo cerrar los ojos y desear respirar con todos los poros de mi piel. Alcé los brazos instintivamente sin soltar a mi niña y cuando miré al cielo, vi que permanecía allí, visible, atento a nuestro viaje, sabiéndose el destino.

Mis pies patalearon y atrajeron con sus vaivenes mis pensamientos. Supe que estaba bailando el viaje al centro, amorosamente agarrada de mi niña y dejándome guiar por ella, más anciana que yo y también infinita como la Tierra.

Otra mano desconocida salió del torbellino de piedrecillas que nos acompañaban y yo escondí mi mano libre huyendo de ella. Me moví hacia mi niña y la miré asustada. Ella no me miraba a mí. Miraba la mano y luego a la mujer que se asomó tras la cortina movediza de piedras y vetas metálicas. Reconocí una de las grandes rocas oscuras que divisé anteriormente. Una mujer roca, fuerte, recia, capaz de sostener la tierra del entorno y de mantener el balance que separa esta tierra secreta de la superficie.

- ¡Basta! No es tu momento. No puedes interrumpir este viaje- gritó mi pequeña compañera de viaje con la autoridad de una centinela que se sabe llamada a guardar algo que supera el balance aparente.

- ¿Qué tendré a cambio niña? ¿No ves el cielo cómo se mueve? ¿No ves cuánta fuerza tendré que usar tras su paso?- siseó la mujer roca.

La niña utilizó su mano libre y luego de pasarla por mi frente la posó en su corazón. Uno, dos, tres golpecitos y un chasquido de luz… Entregó a la mujer roca un diamante del tamaño de su corazón con un pequeño rubí palpitante en su centro. La mujer roca lo tomó y lo colocó en su propio pecho. Luego desapareció en el torbellino tal y como apareció.

- Mira el cielo, mira el cielo, míralo bien- su voz se abrió paso entre el zumbido de rocas, raíces y roedores adormilados en sus madrigueras.

Miles de latidos llenaron mi cabeza mientras nuestros pies se posaron en un balcón de piedra a la orilla de un mundo recubierto de neblina y pequeñas luces que flotaban como semillas llevadas por el viento.

- ¿Qué son esos latidos? Llenan mi cabeza.

- Mira el cielo mamita- y puso su mano en mi pecho, mientras yo posaba la mía en el de ella.

- Son todos tus latidos.

Un solo latido dominó mis sentidos.

- Mamita, ¿escuchas los latidos del planeta? Mira el cielo y escucha.

Un solo latido, mirando el cielo, todo se fue acompasando, un latido fuerte…Mi latido y el de mi niña eran uno solo y el planeta mismo, cielo, mar y tierra, era uno solo.El mundo que observaba desde mi balcón de piedra llamaba mi atención. Retiré mi mano del pecho de ella y la posé en la baranda cubierta de enredaderas florecidas con los sueños adormilados que nacieron de los infinitos latidos de otras vidas. Ella dejó caer su mano de mi pecho y de inmediato tomó mi otra mano. Ambas teníamos que ponernos de puntillas para poder ver sobre la baranda.

- No escucho los latidos de este mundo, y sin embargo, veo seres moviéndose en él. ¿Son reales o sólo imágenes?

- Claro que somos reales- contestó desde el aire una mujercita de pelo blanco y rostro aindiado que llegó hasta nosotras desde una casucha cercana.

- Y, ¿qué son? ¿Por qué no oigo latidos?

- Ven conmigo y te enseñaré.

- No hay emociones- dijo mi niña- Sin emociones no hay latidos, no hay amor. Todo es igual y ni siquiera lo hermoso causa alegría.

Por primera vez miré los ojos de la pequeña mujer y me di cuenta de que estaban vacíos. Me estremecí, y miré el cielo sin necesidad de que me lo pidiera. El cielo, lejano, con kilómetros de tierra y vida separándonos. Temí estar alejándome demasiado de él.

- No dejes de creer Mamita- y tomándome la mano con más fuerza, saltó sobre la baranda y me haló con ella.

El cielo se alejó y casi desapareció. Los latidos regresaron. Ahora estábamos a la orilla de un río subterráneo bajo una bóveda de tierra. Las pequeñas mujercitas de cobre que vi al principio del viaje reaparecieron, pero esta vez sin timidez.

- Mira el cielo. Mira el cielo.

Y las nubes corrieron plateadas entre las estrellas para hacerlas parpadear. La Luna coronaba la noche.

- Medianoche. Siento que he viajado siglos- dije.

- Y más- me dijo ella y se rió traviesamente.

Las mujercitas de cobre se acercaron. Se movían como las notas de una guitarra feliz y, aún sin música, yo sentía la melodía que se desprendía de ellas y que las hacía una, una sola danza…El río era oscuro y parecía profundo. Cada vez que una mujercita me pasaba por el lado, se agitaba mi espíritu y se debatían en mí el miedo y la fascinación por saber qué contenían, qué eran.

Mi niña se adentró en el río y su trajecito de flores flotó a su alrededor. Traté de halar su mano para sacarla de las aguas que me parecían oscuras. ¿Qué podría ocultarse bajo ellas? ¿Cómo saber que eran seguras? No se movió y por un momento, estuvimos mirándonos, una en el río y la otra en la orilla. Las pequeñas mujeres de cobre bailaron a nuestro alrededor y éramos nosotras mismas en pequeñas versiones, ahora alegres, luego furiosas, curiosas, confiadas y siempre, entre un vuelo y otro, mirando el cielo.

- ¿En qué crees mamita?

- En ti mi cielo- y la miré a los ojos.

Eran mis ojos.

- Ven al río mamita, ven- y haló suavemente.

Mi propio traje flotó en el agua y mis pies sintieron las plantitas resbalosas, las piedras suaves y las corrientes tibias del río que venía del cielo y volvía a él.  Mi niña intentó soltar mi mano y yo la agarré más. La abracé y se hizo agua.

- Mira el cielo, mira el cielo- y me acosté sobre el río, flotando libre, acompañada de las mujercitas cobrizas y llorando a mi niña hermosa y amada.

- Mira el cielo- me susurró desde el río. Cerré los ojos por un momento y me di cuenta de que el cielo seguía ahí, visible a través de la tierra, los mundos y mis párpados.

Sonreí y me quedé dormida en el río y su abrazo. El latido del agua fue el mío propio.

Un rayo de sol se coló entre las ramas del árbol y me despertó. ¡Amaneció! Y ella dormía acurrucada en mi corazón, sonriente.

24.11.11

A 1 día del Día Internacional de No Más Violencia Contra las Mujeres: Privilegiada


Cada una de las entradas de este conteo regresivo al Día Internacional de No Más Violencia Contra las mujeres, es hecha el mismo día, en unos de esos minutos que logro robarle a la rutina para depositarlos en una reflexión. Son una mirada. Nada más. Desde esa mirada es posible, por lo tanto, que yo misma me vea, o vea mi entorno sorprendida por los sentimientos que vivo desde mi propia humanidad. Me puede conmover una mujer del carro de al lado que va con la mirada perdida por las preocupaciones. Puedo sentir miedo al tomar decisiones que afectan mi vida y la de las personas que amo. Puedo sentir coraje cuando veo que el mundo- mi mundo o el mundo de la vecina- no marcha como debiera: con justicia, con amor, con felicidad… Puedo sentir el inmenso amor de un abrazo y luego querer entretejerlo en las letras que escribo para hacer el momento eterno… Desde ese poder ser, poder sentir, poder pensar y luego poder escribir, reconozco el privilegio en el que he vivido… Mientras yo me preocupo por llegar a la computadora a escribir, otras mujeres se preocupan por qué comerán sus niñas y niños hoy, mientras yo me transporto en mi vehículo y observo a la mujer de al lado, otras mujeres caminan con las bolsas de compra para su familia y aguantan el dolor de la carga… y así, por cada cosa que yo PUEDO hacer, otras mujeres se ven OBLIGADAS a soportar menos, a ser tratadas como menos y a vivir- sí, a vivir- menos.

¿Cuántas otras personas reconocen su situación de privilegio? ¿Cuántas más se plantean la idea de que una vez nos reconocemos privilegiadas nace el deber de actuar para que ese privilegio desaparezca y el resto de la humanidad tenga el acceso que nosotras tenemos a la felicidad?

23.11.11

A 2 días del Día Internacional de No Más Violencia Contra las Mujeres: La Ruta de la Equidad...

Hoy les invito a visitar la página web del periódico Claridad.  Allí se publicó mi columna titulada "La ruta de las mujeres, la ruta de la equidad".  A continuación un fragmento para que se animen a buscarla completa:

"La creatividad gubernamental para mantener un estado permanente de violencia y discrimen hacia las mujeres es infinita. Desde el sexismo benévolo de campañas como Promesa de Hombre y El Verdadero Amor Espera, hasta proyectos de ley amparados en premisas misóginas, pasando por el despido masivo de empleadas públicas con la Ley 7 y el desmantelamiento encubierto de la Oficina de la Procuradora de las Mujeres, cada acción apuntala con la fuerza de un machismo naturalizado la idea de que las mujeres son inferiores, perversas y merecedoras de todo lo que les pasa".




22.11.11

A 3 días del Día Internacional de No Más Violencia Contra las Mujeres: Dos niñas tomadas de la mano

Esta mañana, al llegar a Matria, me pasó por el lado un grupo de niñas y niños de camino a la escuela.  Tres niños, dos niñas.  Las dos niñas parecían hermanitas.  La mayor (de unos 10 u 11 años), llevaba de la mano a la menor que tendría unos siete años.  La llevaba bien agarrada, probablemente por instrucciones de la madre.  "No se te ocurra soltarla", le habrá dicho.  Y así habrán cruzado calles, tal vez la avenida Mercado si vienen desde la barriada Morales de Caguas.  La mayor vería en cada automóvil y transeúnte un peligro del cual debía proteger a su hermanita.  Se sentirá importante con esta ecomienda.  Tal vez sienta algo de miedo, porque, bueno, ella también es una niña... Va de la mano con su hermanita y pasa por el lado de anuncios en los que otras niñas (ya adultas) son puestas en venta... no se dará cuenta de que ese es otro peligro... Escuchará el radio a todo volumen de un automóvil y sentirá en su cuerpecito la vibración de la música que repite "perra, perra, perra" y el coro femenino que contesta "papi, papi, papi" y tal vez sienta que algo de ello le molesta, pero ver y escuchar todo eso en su caminar a la escuela, terminará por hacerle creer que está bien, y que la que está mal es ella.  Un día caminando, con su hermanita agarrada de la mano, algún hombre notará sus senos incipientes y le dirá algo... o tal vez alguno de sus compañeritos del caminar la mire de otra manera... No soltará a su hermanita, al menos por ahora, y puede que de momento sentirse mirada le haga sentido... en especial si nadie más la mira, si nadie ve su potencial, si nadie la ha amado lo suficiente como para quererla libre, si nadie le ha dicho que es infinitamente poderosa... Y así, más tarde, puede que suelte la mano de su hermanita y la deje transitar sola... mientras ella misma abraza su soledad sorprendida ante el mundo y temblando mientras se pregunta: ¿De esto se trata la vida?

21.11.11

A 4 días del Día Internacional de No Más Violencia Contra las Mujeres: Una semana para reflexionar sobre los excesos

Ya se oyen los anuncios del viernes negro.  Viernes que coincide con el Día Internacional de No Más Violencia Contra las Mujeres.  Comienzo la semana pensando cómo acercarme al tema del consumo desmedido para que la solidaridad le gane a la pobreza.

20.11.11

A 5 días del Día Internacional de No Más Violencia Contra las Mujeres: Silencio


Podemos escuchar el silencio. A veces, la propia conciencia lo necesita. Pues, ¿cómo encontrar una voz que nos haga sentido cuando el espacio está lleno de tantos profetas? Las mujeres estamos cansadas de profetas que nos degraden, nos amenacen y nos maldigan. Silencio. Un segundo de silencio para encontrar nuestras voces.

19.11.11

A 6 días del Día Internacional de No Más Violencia Contra las Mujeres: La nueva Matria



Desde niña siempre resentí la llegada de los colonizadores españoles a mi patria. Por momentos renegué, incluso, de mi sangre. Quise pensar que la sangre africana e indígena me hacía más fuerte… y aun así, dolía. Dolía el racismo que se unía a la desigualdad de géneros a pesar de que ninguno de los dos conceptos figuraba en aquél entonces en mi lista de conceptos… Dolían las historias escuchadas de mis abuelas o tías… esas historias en las que se pasaba hambre, se sufría marginación, se era excluida de la educación, se convertían las niñas en segundas madres mientras se quedaban sin infancia… De esa violencia nacieron muchas de nuestras familias y ante esa violencia comenzaron a desarrollar estrategias de sobrevivencia. ¿Se pueden juzgar los actos de una mujer que sobrevive? ¿Se pueden juzgar los actos de una patria/matria que sobrevive? El espíritu guerrero de las mujeres que han parido nuestra patria ha sido la clave para que sobreviva nuestra nación. El espíritu guerrero de las mujeres que hoy sobreviven la realidad nacional y se aprestan a enfrentarla, es el que nos dará una nueva Matria/Patria para cada persona de esta Isla.

18.11.11

A 7 días del Día Internacional de No Más Violencia Contra las Mujeres: Las mujeres que conspiran



Anoche se reunió parte del equipo de voluntarias que trabajará La Ruta de las Mujeres. ¡Cuánto amor en una mesa! ¡Cuántos deseos de aportar a la vida de otras mujeres que ni siquiera conocemos personalmente! Así se hace patria y la transformamos en una Matria… saliendo de las cajitas cómodas en las cuales ya conocemos todo y lanzándonos a ese otro Puerto Rico que intuimos, que algunas creemos conocer y que en realidad es tan infinito como nuestra diversidad humana.

17.11.11

A 8 días del Día Internacional de No Más Violencia Contra las Mujeres: La juventud que sueña


Hoy comencé mi día a las 7:00AM en la UPR de Río Piedras y luego lo continué en una maravillosa escuela superior pública en Bayamón. Dos grupos de estudiantes se convirtieron en mis maestros del día. Les compartí lo que pienso, lo que creo saber, lo que me preocupa… y les escuché preguntar, les vi sorprenderse, les sentí moverse entre la incredulidad y la certeza. Cada uno y una según su realidad y su definición de amor y justicia. Mientras más privilegios asumidos como derecho natural, menos deseos de mirar al prójimo. Mientras más experiencias de desigualdad atestiguadas, más capacidad para abrir los ojos a la realidad de los otros y las otras… y aun así, sueñan.

15.11.11

A 10 días del Día Internacional de No Más Violencia Contra las Mujeres: Cuando se sueña, no existen renuncias


Hoy es un día en el que yo misma me pregunto si estoy dispuesta a pagar el precio de mi libertad y la de mis hermanas. Me pregunto cuánto más debo empujar, debo halar, debo renunciar. Y luego de preguntármelo, alguien me consulta qué hacer por una mujer que tiene miedo y que se siente acorralada por la vida… y me digo: “Ok. Siempre podemos empujar un poco más, trabajar un poco más y soñar un poco más”. Cuando se sueña, no existen renuncias.

14.11.11

A 11 días del Día Internacional de No Más Violencia Contra las Mujeres: La equidad no es una utopía


Lunes de esperanza… a pesar de la violencia generalizada y del dolor que nos abate. Sí, es un comienzo de semana lleno de esperanza porque existen los espacios rescatados para trabajar por la equidad. Porque existen las voces que hablan de amor al prójimo y las manos que están prestas a sostener, a construir y a trabajar por la equidad de géneros. La equidad no es una utopía. La equidad es parte de nuestra naturaleza humana porque como seres humanos, aspiramos a la felicidad y sabemos que mientras haya mujeres padeciendo pobreza, agresiones y exclusiones por razón de su sexo, la otra mitad de la humanidad no podrá vivir en paz.

13.11.11

A 12 días del Día Internacional de No Más Violencia Contra las Mujeres: Rosa y azul


Las niñas se visten de rosado, los niños de azul… y así, aún criados en el mismo ambiente, con la misma familia, la misma escuela… sutilmente se va construyendo una imagen de lo que cada cual debe ser y de lo que cada cual debe aspirar para poder fluir sin problemas en este mundo en el que nos ha tocado nacer… ¿Es esto inevitable? No lo es. Ojalá y cada madre y padre del planeta pudiera asumir un compromiso con la deconstrucción de este mundo que encadena a nuestras hijas y a nuestros hijos. Ojalá y les acompañáramos en su camino a la libertad mientras nosotras mismas nos hacemos libres…

12.11.11

A 13 días del Día Internacional de No Más Violencia Contra las Mujeres: Disparos en el supermercado


Hay ocasiones en las que la violencia contra las mujeres parece inevitable. Me refiero a esos ataques en los que el agresor aparece de la nada y, sin aviso o advertencia, abre fuego sobre la mujer. Cuando esto pasa, las que presenciamos el acto desde una pantalla de televisión nos sentimos tan abatidas como las personas que estuvieron en el lugar. Nos sentimos abatidas por los tiros, por la impotencia y por el dolor de la mujer y de su familia. Aun así, no podemos aceptar las excusas que recibimos de algunos funcionarios y funcionarias del gobierno: que la violencia es impredecible, que nos posible tener un policía en cada hogar y negocio, en fin, que siempre tendremos bajas y muertes que nadie podría haber evitado.

Mienten cuando nos dicen que las muertes de las mujeres son inevitables. También cuando nos dicen que las muertes de los cientos de varones jóvenes que han sido asesinados en este año también son inevitables. Cuando se miente sobre las muertes, se miente sobre sus causas, se miente sobre las medidas de protección y se miente sobre el compromiso que se tiene con la paz y seguridad de los seres humanos que habitan nuestra patria.

Las muertes y la violencia tienen su antídoto pero el mismo es difícil de producir y de fomentar desde mentes que sólo ven desde un individualismo que es tan asesino como la violencia doméstica, la desigualdad, la pobreza y las drogas. ¿El antídoto a la violencia y las muertes? La equidad. ¿Por qué es difícil de producir? Porque quienes tienen el poder social, político y económico dependen de la desigualdad para mantener su control sobre las mentes y acciones de la ciudadanía. ¿Continuaremos esperando a que “otros” nos otorguen la equidad o la exigiremos y la asumiremos? El poder no se mendiga ni se negocia. El poder del pueblo simplemente se asume y se usa.

11.11.11

A 14 días del Día Internacional de No Más Violencia Contra las Mujeres: PR Queer Film Fest y Matria


Esta noche el PR Queer Film Fest saludó a Proyecto Matria desde la función de la película “En 80 días”. ¿Cómo se relaciona este evento con el Día Internacional de No Más Violencia Contra las Mujeres? Directamente. Porque una de las formas de violencia que sufren las mujeres hoy en día es la supresión de su orientación sexual o de su identidad sexual en un mundo que todavía las discrimina y la rechaza cuando se salen de las normas de la heteronormatividad. Ser NO heterosexual equivale a sumar un banderín adicional a los banderines que llevamos las mujeres y que nos hacen vulnerables ante la mirada social. Si ser mujer equivale a ser inferior, ser lesbiana equivale a pertenecer a una categoría aún más baja y a recibir la mirada violenta de la sociedad y de otras mujeres.

Viendo el público presente en sala, reflexioné también sobre las historias que cada cual carga, las caídas y las victorias, las traiciones a la propia identidad y las reconciliaciones y perdones a nuestros propios actos. Una historia en particular me llamó la atención esa noche. ¿Nos traicionamos a nosotras mismas y a las demás mujeres cuando utilizamos los prejuicios y la homofobia como armas para alcanzar objetivos personales? De eso no me cabe la menor duda. ¿Y cómo reconciliamos esa traición con el activismo LHBTTQI? La compañera que protagonizó esa historia ya tendrá que rendir cuentas a su conciencia y aquilatar el daño que provocó. Sin embargo, el aprendizaje para las demás es que como comunidad LHBTTQI debemos estar vigilantes a unos principios básicos de lealtad, verdad y responsabilidad por los propios actos. ¿Podemos darnos el lujo de alimentar con municiones las armas de quienes nos quieren borrar de la sociedad? No.

Cuando una mujer descubre que no es heterosexual, sabe que se acaba de sumar un reto a su vida… Decidir afrontarlo es un camino fácil o difícil según la historia personal de cada una. Afrontarlo con solidaridad y compromiso con otras mujeres, aún a costa de los intereses personales es un paso extra que todas necesitamos para avanzar hacia la equidad.

10.11.11

A 15 días del Día Internacional de No Más Violencia Contra las Mujeres: ¡Sí, soy bruja!

¡Hoy es uno de esos días en los que me reafirmo como bruja!  Bruja buena, claro.  Pero bruja.  Porque en este país, toda mujer con criterio propio y la disposición para criticar el sistema se considera de inmediato como una bruja... y esa es otra forma de violencia en contra de las mujeres.

A nivel internacional, el acceso a la educación sigue siendo negado a millones de niñas y mujeres jóvenes.  La insistencia en relegarles a la esfera de lo doméstico, convierte en impensable la idea de que tenemos derecho a estudiar y a desarrollar nuestra inteligencia plenamente.  Sin embargo, pensar que en Puerto Rico esto está superado, es una falacia.

A pesar de las estadísticas de mujeres estudiando en las universidades de la Isla, todavía encontramos personas que esperan que las mujeres estudien para ocupar posiciones en las cuales obedezcan, atiendan y apoyen a otras personas.  Disentir, pensar, hablar y actuar en contra del sistema equivale a contradecir a los dioses que el patriarcado nos impone: el marido, el pastor, el jefe, el padre, el propio sistema en el cual vivimos.  Es por eso que una secretaria de la Familia se atreve a decir que las mujeres deben ser como las mamás gallinas, que un senador atribuye a las madres solteras la criminalidad rampante en la Isla y un gobernador se ampara en una campaña de "promesa de hombre" como único remedio contra la violencia en relaciones de pareja.

Nos quieren "santas" porque las "santas" obedecen, complacen y se ajustan a la realidad que una tercera persona les impone.  Es la extensión del voto de obediencia y castidad que hacen las religiosas católicas...

Así que, cuando como mujeres abrimos los ojos y entendemos los por qués de tantos eventos de nuestras vidas (la exclusión de un equipo deportivo, la obligación de casarnos vírgenes, la expectativa de que seamos madres y dejemos el trabajo, la presión para que permanezcamos sumidas a la sombra de un hombre) estamos obligadas por nuestras conciencias a ser brujas y rebeldes.  Hoy admito que soy bruja.  Ayer también lo era.  Mañana también lo seré... y así, bruja buena que actúa desde el amor a la justicia y a la dignidad humana, hoy dedico esta entrada a otras tantas brujas que amo y respeto y a las tantas otras que aún no conozco pero que sé que están por el planeta haciendo conjuros por la paz y equidad para todas las mujeres (¡y los hombres también!).

9.11.11

A 16 días del Día Internacional de No Más Violencia Contra las Mujeres: Las mujeres votan

¡Hoy se lanzó La Ruta de las Mujeres!  Hoy, un grupo de mujeres valientes está llamando al país a reflexionar sobre el desempeño de sus políticos desde una perspectiva que considere los derechos humanos de las mujeres... Esta ruta que se inicia es una ruta de amor y de respeto a la diversidad...  Sin embargo, es importante separar la paja del maíz y marcar a quienes han sido agentes de opresión y machismo a través de sus acciones, palabras y omisiones... Por eso les invito a visitar la encuesta de los Premios a las Joyas Machistas de la Política Puertorriqueña y a participar de la misma...  Con nuestras palabras y acciones podemos cambiar el rumbo de un país...

8.11.11

A 17 días del Día Internacional de No Más Violencia Contra las Mujeres: Las mujeres reclaman su espacio en la política


Los candidatos hablan y hablan tonterías luego de que se publicaron las encuestas sobre las elecciones 2012 en El Nuevo Día. El tema de género, por supuesto, estuvo ausente de sus discursos y de su caricaturesco intento de analizar los resultados de manera que les hiciera el menor daño posible. Ya hasta da risa escucharles… y creo que el país entero se ríe para no llorar. En el caso de algunas mujeres, créanme que nos reímos, pero no con resignación y tampoco con inocencia. Nos reímos porque sabemos de lo que somos capaces y nos da gracia ver cómo la clase política de nuestro país se sigue hundiendo en sus propias palabras y acciones. No sería la primera vez que el machismo enturbie la mente de algunas personas a la hora de aquilatar de lo que las mujeres son capaces.

De cara a las elecciones 2012, con la voluntad y la valentía de muchas y diversas mujeres, nos hemos propuesto alimentar la memoria colectiva y abrir las puertas al análisis y la acción. No hay que resignarse a lo mismo de cada cuatro años. Podemos deconstruir-si como país nos comprometemos- la fórmula cerrada del bipartidismo político. Como ya dicen las amigas de la Ruta de las Mujeres: “¡Ya vienen las mujeres, ya vienen!”. Espérennos mañana y verán a qué venimos…

7.11.11

A 18 días del Día Internacional de No Más Violencia Contra las Mujeres: La política

Comienza la semana con encuestas. .. y tal y como reacciona una persona agresora, los políticos reciben los resultados y evaden la responsabilidad por sus acciones.  ¿Qué el pueblo los evaluó negativamente?  ¡No es su culpa haber hecho todo lo que nos han hecho en los pasados años!  La culpa es de nosotros y nosotras, del otro (partido, grupo, comunidad, economía) y del destino.  ¡Ya estoy cansada de la cobardía y el egoísmo de los principales partidos políticos de nuestro país!

6.11.11

A 19 días del Día Internacional de No Más Violencia Contra las Mujeres: Las calles



Hoy, de camino a hacer unas compras rutinarias, pasamos por un estacionamiento en el cual un grupo de hombres se inyectaba sustancias controladas. La imagen me dolió porque reflejaba con crudeza la ansiedad, el descontrol y hasta la angustia que viven las personas usuarias de sustancias controladas en su cotidianidad cuando ésta transcurre en las calles y en la pobreza. Ahora imaginen a una mujer en ese escenario… terrible. Mujeres sin hogar con las cuales he hablado, me han dicho que viven en un terror constante a ser violadas, agredidas o mercadeadas en un punto. Apenas duermen pues viven en un estado de vigilancia…

La violencia hacia las mujeres tiene muchas caras y la indefensión en las calles es una de ellas. ¿Otra cara relacionada? La falta de servicios para la población de mujeres sin hogar y/o usuarias de sustancias. Algunas organizaciones que trabajan esta situación con varones, expresamente han señalado que NO trabajan con mujeres porque “son difíciles”. No somos difíciles. Somos diferentes a los varones y tenemos necesidades distintas a las de ellos. Entre esas necesidades está la de recibir servicios de calidad en los que no se nos juzgue con una vara más rígida y se nos llame putas por estar en las calles o mala madre por no haber podido atender a los niños y niñas que se han engendrado en medio de esta crisis vital.

La entrada de hoy es un llamado a amar al prójimo que habita en estas mujeres. Amarlas de verdad y no desde la pena. Verlas, verlas, verlas como seres humanas y pensar cómo podemos ser parte del espacio de apoyo que necesitan para dejar de sufrir.

5.11.11

A 20 días del Día Internacional de No Más Violencia Contra las Mujeres: La esperanza habla

Hoy estoy extenuada luego de una jornada de trabajo bastante larga.  A las 4:00AM algunas compañeras de Matria y yo estábamos en pie y preparándonos para viajar hasta Mayagüez.  ¿Por qué madrugar y para qué?  Madrugamos porque sentimos pasión por nuestro trabajo.  Madrugamos para llegar antes de las 8:00AM a Mayagüez y preparar el espacio y los materiales para nuestro Coloquio Comunitario por la Paz y Seguridad de las Mujeres. 

El esfuerzo valió la pena.  Un centenar de personas respondió a nuestra convocatoria y se dieron cita en nuestro Coloquio ávidas de aprender cómo identificar la violencia en relaciones de pareja (violencia doméstica) y las señales de peligro.  También querían aprender qué hacer para salvar las vidas de sus vecinas, amigas, hermanas, hijas y madres.  Las personas que llegaron hoy a nuestro Coloquio en Mayagüez, al igual que las que se dieron cita el sábado pasado en Caguas, decidieron decir "¡No más!" a la violencia de género.  Cuando participaron en los ejercicios, cuando opinaron, cuando preguntaron, cuando hablaron hoy... habló la esperanza.  Nuestra Matria/Patria está llena de gente que ama y que trabaja para el bienestar común.

Hoy escribo esta entrada desde la felicidad.

PD. ¡Gracias a Raquel Delgado y a las voluntarias y voluntarios de la Asociación de Estudiantes de Psicología, de Siemprevivas y de Cultura de Paz!  Un abrazo GRANDE y lleno de amor a todas las compañeras y voluntarias de Matria que dijeron presente e hicieron del Coloquio un evento especial.

4.11.11

A 21 días del Día Internacional de No Más Violencia Contra las Mujeres: Siguen engordando dioses mientras sigue creciendo el hambre de las mujeres

¿Qué puede enseñar de autoestima y de autosuficiencia una persona que necesita entronizar la ignorancia como una estrategia de control social?  ¿Qué trabajo ha hecho Heredia en los últimos años? 

Otro contrato para el pastor Aníbal Heredia
Publicada en El Nuevo Día
30 de octubre de 2011
Por Gloria Ruiz Kuilan / gruiz@elnuevodia.com
El pastor Aníbal Heredia aumentó a $180,000 anuales sus contratos con el gobierno al conseguir uno más en septiembre pasado con la Administración de Vivienda Pública (AVP) para “fomentar la autoestima y ausuficiencia de los residentes de vivienda pública”.
Tras su salida de La Fortaleza, donde dirigía la Oficina para las Iniciativas Comunitarias y de Base de Fe, Heredia recibió varios contratos en el Departamento de la Familia (DF). Mantiene un contrato vigente con la Administración de Familias y Niños (Adfan), una de las sombrillas del DF.
El contrato de $120,000 anuales es para “servicio de adiestramiento u orientación” , según la Oficina del Contralor. Fue renovado en julio y está vigente hasta junio del 2012.
Fuentes en el DF han indicado que en Adfan Heredia tiene una oficina y una secretaria. Ahora, a ese contrato se une uno de $40,000 con la AVP. El contrato es para “ayudar a fomentar el desarrollo de la autoestima y autosuficiencia de los residentes de vivienda pública del Gobierno de Puerto Rico y los Estados Unidos”, según indica el documento registrado también en la Oficina del Contralor. Heredia podrá facturar $4,000 mensuales hasta un total de $40,000 durante la vigencia del contrato que expira el 30 de junio de 2012.
Heredia dijo: “no voy a emitir comentarios”, cuando este diario le preguntó cómo haría para cumplir con el contrato.

El secretario del Departamento de la Vivienda, Miguel Hernández Vivoni, defendió la tarea de Heredia. “El pastor Heredia tiene una red de organizaciones del tercer sector que le dan apoyo a su labor. Estamos a través de él utilizándolas para brindar ayuda a los residentes de los residenciales. En los residenciales van a estar organizando grupos para darles talleres específicamente enfocados en autoestima, autosuficiencia para poder salir de esa dependencia grande que existe en los residenciales”, expresó Hernández Vivoni.
Aseguró que esta ayuda no es discriminatoria por estar dirigida solo a las personas que viven en los caseríos. “Es una propuesta de vivienda pública como parte del dinero que reciben para administrar estos complejos de vivienda”.
Pero Papo Cristian, líder comunitario de Manuel A. Pérez, repudió tal contrato y su propósito. “Este señor es un buscón. La pobreza en Puerto Rico está criminalizada, pero la pobreza en Puerto Rico es tremendo negocio para este señor”, dijo el líder comunitario.
“El secretario cometió un error garrafal. A quien le tiene enseñar valores es a un montón de petacas que hay en la AVP. Me indigna y molesta. Se disfrazan de ovejas y son unos diablos”, añadió.
El secretario dijo que le otorgó el contrato a Heredia porque conoce de su labor. Recordó que él lo conoció mientras estuvo en la Fortaleza y él era asesor del gobernador Luis Fortuño.

3.11.11

3 de noviembre: A 22 días del Día Internacional de No Más Violencia Contra las Mujeres: El aborto: La mejor manera de coartar un derecho es crear la impresión de que no existe

Todavía en Puerto Rico se discute la legalidad del aborto.  Esta discusión debería haber sido terminada desde hace décadas.  Desde el 1973, el aborto es legal en nuestra Isla aún por encima del lenguaje del Código Penal... y aún por encima de los grupos autodenominados "pro-vida" y sus campañas de miedo, misoginia y temor a un dios que tal parece que sólo existe para justificar la represión de los derechos de las mujeres.

Les comparto hoy un reportaje publicado en Claridad sobre el tema del aborto y la versión del Código Penal recién aprobada en el Senado de Puerto Rico.  La idea que me gustaría dejar clara hoy es la siguiente: "La mejor manera de coartar un derecho es crear la impresión de que no existe.  La mejor manera de garantizar un derecho es divulgar su existencia y crear los mecanismos necesarios para que las personas lo ejerzan".  

De las muchas formas de violencia en contra de las mujeres que aún hoy en día debemos denunciar, la prohibición del derecho al aborto es una de las más graves y controversiales.  Se trata de nuestros cuerpos, de nuestra capacidad de decidir y del empeño de ciertos grupos en imponernos sus creencias religiosas a costa de nuestra salud y de nuestro derecho a la intimidad.

Acción Senado sobre aborto: Desinformar, asustar, intimidar, a mujeres sobre sus derechos

Publicado: martes, 1 de noviembre de 2011 en Claridad

Por Cándida Cotto
Como una acción dirigida a confundir e intimidar y con la cual una vez más se vulnera la separación de iglesia y estado, varias activistas feministas describieron la acción del Senado de mantener en el nuevo Código Penal (CP) el Artículo 99 que prohíbe la práctica del aborto en Puerto Rico, el cual establece que “toda mujer que procure de cualquier persona alguna medicina, droga o sustancia y la tome, o que se someta a cualquier operación o a cualquier otra intervención quirúrgica o a cualquier otro medio, con el propósito de provocarse un aborto, excepto el caso de que fuere necesario para salvar su salud o su vida, será sancionada con pena de reclusión por un término fijo de dos años”.
La acción del Senado es cuestionable en cuanto a su propósito y efectividad porque según el estado de derecho que impera en la isla lo que prevalece es la determinación del Tribunal Supremo de Estados Unidos que dictó en el 1973 en el caso Row v. Wade que el aborto es legal en los primeros tres meses de gestación. Luego el Tribunal Supremo de Puerto Rico, en el caso Pueblo v. Duarte en 1980, reconoció el derecho al aborto como uno relacionado con el derecho a la intimidad de la mujer.
Ante esa realidad jurídica, ¿qué motivó a los legisladores del PNP?
“Mucha gente no lo sabe y aun yendo a las clínicas cree que está cometiendo un acto ilegal, así que aquí lo que se está enviando es un mensaje que lo que hace es inhibir más el ejercicio de un derecho que está vigente y que no debe descansar únicamente en las disposiciones federales”, denunció la licenciada Josefina Pantoja Oquendo. Agregó que el derecho al aborto responde al Derecho Humano Internacional de que las personas controlen y decidan sobre su cuerpo, que en el caso de las mujeres incluye los derechos reproductivos y los derechos sexuales. “Así que el mensaje que se está enviando es de mucha confusión porque aunque sabemos que la implantación se podría cuestionar legalmente y se caería cualquier caso a base de la jurisprudencia de Estados Unidos en especial para el primer trimestre, en la práctica va a ser un efecto inhibitorio del ejercicio del derecho”, denunció enfática.
Pantoja, veterana activista en pro de los derechos de la mujer, criticó de manera severa la acción del Senado como un acto “oportunista de los políticos para complacer a un sector que entienden que le da más votos porque de otra manera no estarían haciendo un acto tan hipócrita”. Añadió que la acción “reafirma la tendencia de este gobierno de entrar en alianza con el sector fundamentalista violando la separación de la iglesia y estado”.
Otro aspecto que Pantoja denunció es la postura de la oposición, entiéndase los senadores del Partido Popular Democrático (PPD), quienes dijeron oponerse a la medida solo con el argumento de que los que promueven la estadidad están actuando contra un derecho que es reconocido en EEUU y su posición no responde a un acto de reconocimiento de que el aborto es un derecho de las mujeres a la toma de decisiones sobre su cuerpo.
“Además, ¿quien pidió esa enmienda, hubo un reclamo del pueblo, responde a alguna preocupación o necesidad de la comunidad? Se supone que las legislaciones responden a reclamos públicos, a la necesidad pública, pero aquí nadie ha estado pidiendo eso”, reiteró. Observó que no hay ningún estudio que demuestre que la práctica del aborto en la isla es un acto de irreflexión. Por el contrario, apuntó que limitar su acceso conduce a condiciones de salud pública que son perjudiciales y violenta un derecho humano.
En tanto, para la directora del Programa Salud pro Mujer del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico (PPM-CMD), Yamilia Azize, lo sucedido es “otra estrategia más de desinformar a las mujeres. Que las mujeres están desinformadas se ha podido documentar, así lo demuestra una encuesta de hace 10 años, la que todavía persiste, evidenció que un 30% de las mujeres, aun haciéndose un aborto no sabían si era legal o no. Tengo casos documentados en la prensa de las noticias equivocadas y manipuladas para desvirtuar lo que es la información científica y la información legal. Entonces, esto es otra estrategia más de asustar, intimidar de quitarle derechos o hacer pensar que le están quitando derechos a las mujeres”.
“Los profesionales de la salud deben estar alertas para que sepan informarle a sus pacientes y clientes cuál es el estado de derecho y cómo acceder a esos servicios que son legales”. Azize comentó la necesidad de que las organizaciones no gubernamentales comiencen a movilizarse para que circule la información correcta.
Por separado, la apreciación de Azize sobre la práctica del aborto en la isla coincidió con la de Pantoja Oquendo, en cuanto a que no existe un abuso de este recurso como quiere hacer ver la Legislatura. “La Legislatura demuestra una ignorancia, una falta de reconocimiento, de cuál es la práctica en el país, de que es un procedimiento seguro, de que hay clínicas certificadas, una práctica médica segura”. Precisó que desde los años 1980 la Legislatura viene presentando proyectos viciosos por sus implicaciones legales que saben que van en contra de una normativa constitucional, como el de pretender reglamentar el aborto a las menores.
Peligroso

Por su parte, la directora del proyecto MATRIA dirigido a la autogestión económica de mujeres, licenciada Amarilys Pagán, coincidió en que lo más peligroso de esta acción de la Legislatura es que puede acrecentar la confusión que ha habido por muchos años en el país sobre la legalidad del aborto.
“Es bien importante que las personas tengan claro que el aborto en Puerto Rico es legal. Lo que pasa que este tipo de acción, al crear la impresión de que es ilegal, lo que hace es coartar el derecho de las mujeres a tomar decisiones sobre su cuerpo o lo que son sus derechos sexuales o reproductivos”. Además destacó como peligroso que, aunque haya legisladores que lo nieguen, se sabe que la acción responde a la presión de grupos religiosos que insisten en imponer sus creencias religiosas a través de legislación al resto del país.
Pagán se reiteró en lo peligroso que resulta la acción del Senado dado al hecho de que el derecho a la terminación de un embarazo, en particular en los primeros tres meses, no siempre ha estado garantizado debido al difícil acceso que tienen las mujeres a este procedimiento médico. Enumeró que los planes médicos no cubren el aborto, que hay médicos que se niegan a realizarlo y a las pocas clínicas que existen en la isla dedicadas a la salud reproductiva de las mujeres.
“Lo terrible de esto es que sí existe el derecho y no está garantizado por falta de acceso y además es invisibilizado creando la impresión de que no existe, o es ilegal el acto. Lo que estamos haciendo es poniendo en riesgo la vida de las mujeres que desean hacerse un aborto y no tienen el acceso. Quizás van a tomar decisiones que no son beneficiosas para su bienestar físico y emocional”, declaró.

Pagán también censuró la postura en contra del PPD, cuando en el pasado ha tenido la oportunidad como mayoría en la Legislatura de eliminar el artículo del Código Penal y no lo ha hecho. Explicó que en términos legales se supone que la Legislatura elimine del CP todo lo referente a la prohibición del aborto. Apuntó a que antes de las decisiones de los casos Row v. Wade y Pueblo v. Duarte, el CP tenía el mismo lenguaje que se acaba de aprobar esta semana. “Lo que pasa es que quedó invalidado por estas dos decisiones y la Legislatura nunca ha hecho la gestión para atemperar el Código a esa realidad jurídica que es la que realmente gobierna en Puerto Rico”. Aun cuando el derecho acoge a los primeros tres meses de embarazo sin riesgo de ninguna penalidad, aclaró que luego del primer trimestre para poder llevarse a cabo un aborto tienen que mediar razones médicas para garantizar la salud y seguridad de la mujer debido a que cuando el embarazo está más avanzado hay factores de riesgo que pueden afectar la vida de la mujer.
La apreciación de Pagán es que la acción del Senado respecto al aborto, junto con la campaña de abstinencia dirigida a los adolescentes que promueven el Departamento de Educación (DE) y el Departamento de la Familia (DF), la eliminación de la carta circular del DE sobre la educación de género y la educación sexual en las escuelas públicas, son parte de una estrategia orquestada de la alianza abierta entre los grupos religiosos fundamentalistas y el Gobierno. A ello se suma la reciente decisión del Tribunal Supremo de Puerto Rico sobre la Ley 54, de que no protege a una víctima de maltrato en una relación adultera, por lo que estas acciones no se pueden ver separados del todo y sí como parte de un plan que va en detrimento de los derechos humanos de las mujeres, tanto por intereses políticos como ideológicos.

Se supone que el proyecto del nuevo CP se encuentre en consideración ante la Cámara de Representantes.



2.11.11

2 de noviembre: A 23 días del Día Internacional de No Más Violencia Contra las Mujeres- Todas las santas

Veintinueve mujeres han sido asesinadas en lo que va de año. Por cada una de ellas, al menos mil mujeres adicionales están sufriendo en este momento y en esta isla el embate de la violencia de género que se desarrolla en relaciones de pareja. Una violencia que ha sido santificada y aprobada de miles de maneras desde la atalaya en la cual hombres y mujeres “santos” se sientan a mirar y a reglamentar la moral y la vida ajenas.

La tradición judeo-cristiana, que es la que más nos influye por nuestra relación colonial con España y luego con los Estados Unidos, tiene una larga trayectoria en su criminalización de las mujeres y de sus esfuerzos por alcanzar su libertad y pleno desarrollo.

En la época de las cacerías de brujas, el famoso "Martillo de las Brujas" adjudicó a la palabra ´"fémina" un significado que nos colocaba en el sótano de la humanidad:
“Y debe señalarse que hubo un defecto en la formación de la primera mujer, ya que fue formada de una costilla curva, es decir, la costilla del pecho, que se encuentra encorvada, por decirlo así, en dirección contraria a la de un hombre y como debido a este defecto es un animal imperfecto, siempre engaña [...] Y todo ello queda indicado por la etimología de la palabra; pues Femina proviene de Fe y Minus, ya que es muy débil para mantener y conservar la fe. Y todo esto, en lo que se refiere a la fe, pertenece a su naturaleza.” Malleus Malleficarum de Heinrich Kramer y James Sprenger

Amparados en definiciones que nos describían como perversas, faltas de fe (¡y de alma!) y proclives al pecado, los jerarcas de algunas iglesias siguen tratando de controlar nuestros cuerpos y nuestras mentes para mantener su poder económico a través del discurso moralista. La moral es, entonces, usada como un látigo invisible que domina a la sociedad mientras se persigue la búsqueda de poder y lucro personal... Que las masas se entretengan orando y que dejen en manos de un dios su destino mientras unos cuantos se reparten el mundo y deciden el destino de todos… ¿Nos suena familiar? Nuestra teocracia de facto opera desde esa misma premisa…

Hoy se supone que es el día de todos los santos, y estoy segura de que si miráramos la historia de los cientos de santos adoptados por el cristianismo, tendríamos que tachar de la lista a unos cuantos. También tendríamos que reivindicar el nombre de las miles de mujeres asesinadas en el nombre de la ley divina porque pensaron, actuaron y vivieron en el nombre de la libertad.

1.11.11

1 de noviembre: Iniciamos la cuenta regresiva hasta el Día Internacional de No Más Violencia Contra las Mujeres

Hoy es 1 de noviembre y tal y como hice el año pasado, inicio mi conteo regresivo hasta el 25 de noviembre, Día Internacional de No Más Violencia Contra las Mujeres.  En la medida que el tiempo, y las carreras de Matria me lo permitan, diariamente y hasta esa fecha, estaré haciendo breves entradas reflexivas en mi blog en torno a la desigualdad de géneros, la violencia contra las mujeres y el estado de nuestros derechos humanos en la Isla.  Será un caminar en letras y acciones para alimentar la esperanza y acercarnos a la equidad y la paz...


Hoy les incluyo una columna que escribí hace unas semanas para Prensa Comunitaria y su especial "Hablemos de Pobreza."  Se llama "Andar descalzas".  Espero que les guste...

Andar descalzas

Muchas mujeres venimos de una generación en la cual los cuentos de hadas eran parte del andamiaje que nos construía como mujeres y seres humanas. Uno de ellos, La Cenicienta, nos presentaba a una joven que, por vivir en una posición de pobreza y servidumbre, vivía descalza. Descalza hasta que su hada madrina le regala unas zapatillas de cristal que más tarde le ganan el amor de un príncipe, la riqueza y la estima social. No pocas niñas soñaron con un hada madrina, y muchas más seguramente se mirarían sus piececitos descalzos para convencerse de que jamás calzarían una zapatilla de cristal pues, ¿de dónde llegaría un hada madrina o de dónde sacarían un príncipe azul?

Andar descalzas es mucho más que ser pobres. Es vivir en privación y a la sombra de la desigualdad de géneros con todas sus intersecciones adicionales: de raza, de nacionalidad, de clase y de orientación sexual, entre otras. Así que cuando hablamos de pobreza y nos referimos a las mujeres, no basta con simplificar la discusión circunscribiéndola a un repaso de estadísticas. Al hablar de la pobreza que viven las mujeres tenemos que hablar de género, desigualdad y discrimen.

Las programaciones tradicionales, esas que nos vienen de cuentos como el de La Cenicienta o a través de vivencias cotidianas, nos dirigen de manera muy injusta por el camino de la dependencia emocional y económica. Los roles socialmente asignados a las mujeres como madres, consumidoras, cuidadoras, dóciles, bonitas, sensibles (no racionales), esposas y unas cuantas cosas más nos hacen dependientes de una tercera persona o cosa: del padre, del esposo, del estado, de la iglesia… y al final de los hijos.

En ese sentido, erradicar la pobreza y trabajar con grupos de mujeres tienen sus retos particulares y muchos de ellos están relacionados con la desigualdad. Estos retos los hemos asumido en Matria a través de un modelo de trabajo que reconoce las siguientes etapas de trabajo como parte de un paradigma de liberación y autosuficiencia que tiene como meta final el pleno desarrollo humano y la felicidad de las mujeres: Reconocimiento propio (¿quién soy y por qué?), Deconstrucción (¡no estoy obligada a ser así! puedo ser de otra manera), Apoderamiento (elijo el cambio y tomo mis decisiones), Autosuficiencia (tengo lo que necesito) y Trascendencia (soy solidaria y participo en los procesos democráticos de mi nación).

No es posible trabajar para adelantar el desarrollo económico de las mujeres enfocándose solamente en elementos económicos y dejando de lado los componentes sicosociales y culturales que las impactan. Por otro lado, ¿podemos medir la felicidad, el desarrollo humano pleno y la libertad de las personas desde los dólares y los centavos? ¿Es el mero aumento de un ingreso lo que perseguimos en nuestro trabajo? En el balance de lo que nuestra experiencia nos ha enseñado, el trabajo desde una perspectiva holística y de derechos humanos ha sido la respuesta más balanceada y adecuada a la pregunta: ¿Cómo superar la pobreza en la que viven tantas mujeres?

La perspectiva holística nos permite mirar a las mujeres con las que trabajamos como el centro de toda una estrategia de trabajo. Tocamos base con sus sentimientos y programaciones, las acompañamos a descubrir sus fortalezas, las guiamos para que miren todos los cuerpos que las definen: el mental, emocional, espiritual, familiar, social y económico. Por su parte, la perspectiva de derechos humanos nos permite trazar las líneas de lo aceptable y de lo ideal. Desde los derechos humanos debemos preguntarnos cosas como: ¿Es esta vivienda adecuada para esta mujer? ¿Se le han respetado sus derechos sexuales y reproductivos? ¿Tuvo acceso a una educación adecuada? ¿Cómo podemos satisfacer sus necesidades básicas sin convertirnos en una agencia asistencialista?

Se preguntarán las personas que leen esta columna, ¿y cuándo trabajan lo económico? Desde el primer momento. Cosas tan sencillas o complejas como calcular el ingreso necesario para una vida digna, identificar las alternativas de ingreso, seleccionar una carrera o una idea empresarial, acudir a una agencia a hacer gestiones o a una entidad bancaria a abrir la primera cuenta de ahorros, aprender a evaluar la viabilidad de una idea de negocios o a defender un plan de negocios… Todo ello forma parte de las etapas de desarrollo económico que están totalmente integradas a las etapas que señalé anteriormente: Reconocimiento propio (¿tengo lo que necesito?), Deconstrucción (¡tengo derechos humanos! merezco tener calidad de vida), Apoderamiento (elijo generar mis propios ingresos y me muevo en esa dirección), Autosuficiencia (tengo lo que necesito para desarrollarme plenamente) y Trascendencia (mi prosperidad merece ser compartida desde el amor a mi nación).

Nuestro trabajo de desarrollo económico con nuestras participantes no se limita al trabajo de una en una. Va acompañado de un análisis continuo de las circunstancias económicas de la Isla y del planeta y de la búsqueda de nuevos modelos y alternativas que mejoren las oportunidades de desarrollo para las mujeres y el resto del país. También de un reconocimiento de las desigualdades que provocan la pobreza pues es claro que las personas no eligen la pobreza de manera consciente y voluntaria. La pobreza existe porque como país hemos permitido que la desigualdad se acreciente. Así que, en Proyecto Matria sabemos que más que de pobreza hay que hablar de propuestas y de eso se trata nuestro modelo de trabajo: De una propuesta que mira las circunstancias de las mujeres y que trabaja con ellas a nivel individual y grupal mientras extiende una mano al resto del país. Para erradicar la pobreza hay que erradicar la desigualdad.

Andar descalzas por pobreza no es lo mismo que andar descalzas por el placer de sentir bajo los pies la energía de la tierra. Nuestra experiencia desmitificando a la Cenicienta y dando un poder mucho más grande que el de las hadas madrinas y los príncipes ha sido reveladora. Cuando una mujer está abierta y preparada para recibir conocimientos, guía y apoyo, aprovecha la oportunidad y sabe que no sólo es para ella, sino para su familia y su entorno. A nosotras y al país nos corresponde tener a la mano los recursos necesarios para que esa coyuntura se dé.

Matria: Una bitácora del trabajo por la paz en tiempos de desastre

A una semana del Día Internacional de No Más Violencia Hacia las Mujeres, hablemos de la paz que se construye con solidaridad como an...